Se sabe que Goya acudió el 5 de mayo de 1820 a la Real Academia de San Fernando, en Madrid, a jurar la Constitución española de 1812. Y que cuatro años más tarde partió para Francia a los 78 años y, al decir de Moratín, en bastante mal estado: “sordo, viejo, torpe y débil” y además no sabía una palabra de francés. Sólo una amenaza a la propia vida, o la ineludible necesidad de seguir a los seres queridos, podían ser suficientes razones para desarraigarse de su país a tan avanzada edad.

Postas-a-Paris

Plano de rutas de posta de Francia, año 1824. Trayecto seguido por Goya desde la frontera de España hasta París.
Map of France post house routes, year 1824. Route followed by Goya from the border of Spain to Paris.

Así pues, la justificación del viaje, tomar las aguas sulfurosas de Plombières, parece creíble y en principio adecuada a un hombre mayor y de quebrantada salud, bien que con mentalidad y actitud política y religiosa notoriamente significativas. Lo cual no obsta, sin embargo, para que Francisco de Goya fuera también objeto de vigilancia policial en Francia y existen, en tal sentido, informes sobre su conducta y movimientos. Al fin y al cabo no deja de ser un exiliado que frecuenta compañías consideradas peligrosas en cierto modo, como  sobre todo en los casos de sus amigos Silvela y Moratín. Y así consta en los archivos departamentales.

 

Expdte-Goya

Expediente policial sobre Goya.
Police file on Goya.

Se conserva el expediente policial (“Expediente ”Don Francisco GOYA” Policía del Reino). Goya es el único español residente en Francia, funcionario en ejercicio, pintor de la Corte, sometido a vigilancia por la policía francesa. El ministro del Interior francés transmite instrucciones al Prefecto de policía de Bayona en las que dice “que este extranjero que ha entrado en Francia por Bayona, se dirige a París, y debe visitar los establecimientos termales de los Vosgues. Y añade que sería interesante verificar si durante su estancia en París, D. Francisco de Goya, mantiene relaciones sospechosas que su empleo en la Corte harían todavía más inconvenientes. A este respecto se rodeará de vigilancia atenta, pero desapercibida, de la que se me comunicará los resultados, previniéndome del momento de su partida.”[/one_half][one_half_last]The police record is preserved (“File Don Francisco GOYA” Police of the Kingdom). Goya is the only Spanish resident in France, civil servant in activity, a Court painter, subjected to surveillance by the French police. The French Minister of Internal Affairs transmits instructions to the prefect of police of Bayonne in which says that “this foreigner who has entered France through Bayonne goes to Paris and should visit the spas of the Vosges”. And he adds that “it would be interesting to check if during his stay in Paris, D. Francisco de Goya has suspicious relations that his employment at the Court would still be more inconvenient. In this regard he will be monitored carefully, but unnoticed, and communicate me the results, preventing me from the moment of his departure.”

Lecho-muerte

Goya en el lecho de muerte. Litografía de Fernando de la Torre.
Goya in her deathbed. Lithograph of Fernando de la Torre.

No hay más. En esencia, Goya llevará una vida relativamente tranquila, en la vecindad de sus amigos y sin manifestar públicamente inquietudes de tipo político. Nunca, en ningún momento, hará intención de cambiar de nacionalidad. Por el contrario, permanece hasta su muerte en Burdeos fiel a sus ideas y a su condición de aragonés y español.

Y respecto a Picasso, como decíamos anteriormente, hay un segundo informe sobre él, desfavorable a los efectos de su nacionalización francesa, fechado por la Dirección de  Informes Generales y el Juego, cuarta sección, brigada criminal el 25 de Mayo de 1940.  Comienza indicando que Picasso y su esposa Olga no viven bajo el mismo techo. Que él llegó a Francia en 1900 para estudiar pintura, que vive en el domicilio ya indicado anteriormente y que ha pagado 700.000 francos de impuestos en 1939.

Añade, entre otras cosas, que Picasso es conocido de sus servicios por haber sido señalado como anarquista (palabra subrayada en el informe) en 1905. En aquel momento vivía en el 103 del boulevard de Clichy, en casa de un compatriota, Pere Mañach, igualmente anarquista y vigilado por la prefectura de Policía. Lo cierto es que parece que Mañach no era exactamente anarquista, sino que al parecer había sido afectado de manera extraordinaria por los errores y derrotas de su propio país (España) a lo largo de las expediciones coloniales y en particular en Cuba. Pero la interpretación que emana de este apartado del informe tuvo consecuencias posteriores, al ser registrado su nombre en la “lista roja” de la prefectura de Policía que, naturalmente, hará de Picasso alguien a quien vigilar y del que conviene desconfiar.

Y el informe continúa señalando que a pesar de tener 30 años (tenía 32), no había rendido ningún servicio a Francia durante la guerra (subrayado). Se le acusa también de haber conservado sus ideas extremistas, evolucionando hacia el comunismo (también subrayado). Y añade el informe que durante la Guerra Civil española, cada mes enviaba grandes sumas de dinero a los gobernantes, quienes, en reconocimiento, le habían nombrado conservador de los museos nacionales españoles.

En la página tercera del dicho informe se indica que “el 7 de mayo último, Picasso había sido objeto de un informe señalando que se encontraba en un café situado en el 172 del boulevard Saint-Germain, (el café de Flore), y que había sido llevado aparte por un oficial polaco vestido de civil, cuando criticaba abiertamente a nuestras instituciones y estaba haciendo apología de los Soviets”. Continúa el informe añadiendo que “Picasso había declarado a muchas personas que tras su muerte sus colecciones serían legadas al gobierno soviético (subrayado en el informe), con lo que se demuestra, todavía más, que este extranjero tiene una manera singular de agradecer al país que le ha permitido alcanzar una situación extraordinaria, lo que nunca le hubiera ocurrido en España”. Y que “parece ser” que tenía una conducta deplorable en París y que anunciaba abiertamente las ideas comunistas y que había pegado en las paredes del piso de su padre grabados representando la hoz y el martillo (subrayado en el informe).

Concluye el informe afirmando que del conjunto de informaciones recogidas “este extranjero no tiene ningún título (mérito) para obtener la naturalización” (subrayado) y debe ser considerado “como sospechoso  desde el punto de vista nacional” (subrayado).

Firmado “P de P”, no lleva firma y en él es evidente que el punto de vista político es determinante. Se trata, en realidad de un informe de policía política que se pronuncia, en cierta medida, en función del pasado  y el presente político de Picasso. Por último es interesante precisar que el partido comunista fue prohibido a partir del 26 de septiembre de 1939, a continuación del Pacto germano-soviético, y que la prefectura de Policía, desde finales de 1939, se lanza a una política de represión anti-comunista, y Picasso está considerado más como un comunista notorio que como un compañero de viaje, con lo que en cierto modo dice más del estado de ánimo de las autoridades francesas en 1940, que del propio estado de ánimo de Picasso, que ya era una figura mundial, altísimamente cotizado y reconocido. De manera que Francia perdió la posibilidad de contar entre sus compatriotas con uno de las más grandes, si no el pintor más grande.

Queda de esta manera rechazada la pretensión de Picasso y éste, ignoro si avergonzado o  herido en su amor propio , a partir de ese momento practica el silencio más hermético sobre este asunto y, en todo caso, se mostrará mucho más ferviente de su condición de español.

Muere en Mougins el 8 de abril de 1973 y es enterrado en el château de Vauvenargues el 10 de Abril.

A su muerte, deja 1.880 pinturas, 1.335 esculturas,7.089 dibujos, 200 cuadernos (conteniendo 5.000 croquis), 880 cerámicas y alrededor de 20.000 grabados.

Gonzalo de Diego